El hotel es muy bonito en general, ya que el concepto que se maneja es estilo “boutique”, lo que lo hace único y exclusivo. Al tener un estilo “antiguo” las instalaciones tienen ciertas desventajas, como enjarres desgastados y con humedad, pero no es algo que incomode. La habitación es pequeña pero cuenta con todo lo necesario para una estadía cómoda. Las amenidades son de buena calidad. La atención de la recepción es excelente y son muy amables. El desayuno es de muy buena calidad y basto para iniciar muy bien el dia. Tiene una extraordinaria ubicación, ya que está en el corazón del Viejo San Juan, y por obviedad es 100% seguro transitar las 24 horas del día. Tiene una terraza que ayuda bastante a tener momentos de “relax” en las instalaciones. El precio es un poco elevado pero en general lo vale por la ubicación. Un punto a destacar es que se encuentra en una calle muy estrecha la cual dificulta la entrada de vehículos tanto para entrar como para salir, y hay que caminar una cuadra con maletas para su arribo o salida. La televisión satelital tiene pocos canales disponibles. –Gabriel Antonio Furlán Loza